domingo, 27 de mayo de 2012

SALUD MENTAL

Salud Mental
Trabajo de Investigación
Jesús G. Escalante Castillo

Al hablar de salud mental, debemos hablar primero que se entiende por salud y enfermedad en forma general. El diccionario Larousse define salud como "cualidad del ser vivo que presenta un buen funcionamiento de un organismo. Conjunto de condiciones físicas de un organismo en un determinado momento". Enfermedad "alteración del funcionamiento de un órgano o del organismo". Según estas conceptualizaciones, la buena salud existe cuando los órganos del cuerpo funcionan correctamente, para estar en salud. Cada órgano debe realizar las funciones que le corresponden al más alto grado de eficiencia y trabajar en armonía unos con otros.
Igualmente, se entiende por salud un estado óptimo de bienestar físico, mental, espiritual y social del individuo. La salud es el estado donde el organismo ejerce normalmente todas sus funciones.
La salud y la enfermedad son extremos de una misma línea, donde el individuo puede ir de un lado a otro, dependiendo de sus capacidades de ajuste y respuesta de las exigencias del entorno que lo rodea. Los estados salud-enfermedad son expresión del éxito o fracaso sufrido por el organismo en su esfuerzo por adaptarse y responder a los cambios del ambiente.
La salud mental o normalidad psicológica, se refiere al individuo o persona que no manifiesta síntomas de trastornos mentales, que no padece conflictos emocionales y que posee capacidades y habilidades adecuadas para el trabajo. Este concepto supone cuatro requisitos fundamentales:
1. Un equilibrio entre las exigencias de la sociedad y los deseos del individuo.
2. Madurez o ausencia de patrones infantiles.
3 Funcionamiento adecuado o capacidad para enfrentar amenazas y situaciones frustrantes.
4. Compromiso entre los deseos internos del individuo y las exigencias de la sociedad.
Estos cuatro requisitos, lleva a pensar que la salud mental es un ajuste satisfactorio a las demandas de la realidad. Pone claramente de manifiesto las diversas situaciones emocionales, en especial las frustrantes y la capacidad del sujeto para adaptarse están íntimamente vinculadas a la salud mental.
En realidad, no existe una unidad de medida que permita establecer exactamente quién es´ta sano y quién no lo está, o cuando una persona esté sana o enferma. Para mayoría de los especialistas, la salud es un estado relativo. Además, no existe una clara distinción entre enfermedad física y enfermedad psicológica. Galavis y Galavis (1991) , psiquiatra y médico venezolanos, señalan, cada vez es más evidente que la salud ha de manejarse de manera integral y que las distinciones deben ser en el discurso y en la realidad no pueden disociarse. La mejor forma de tratar el problema de la salud es desde una perspectiva biopsicosocial.
Al hablar de salud mental se habla también de higiene mental que tiene como objeto fundamental el logro de la salud o equilibrio mental.
La salud mental de los individuos indica de manera especial:
1. Que experimenten un bienestar interno.
2.Que viven en buenas relaciones con los demás.
3: Que saben afrontar las exigencias de la vida.
Estas características señalan un estado de integración de los distintos componentes de la personalidad, y de ésta con su medio. Esto significa que existen dos aspectos indisolubles: el avenimiento del sujeto consigo mismo y su adaptación con el entorno.
Abrahan Maslow (1971) utilizó el concepto de sinergia personal y social como criterio de salud, entendida ésta como asociación de varios órganos para realizar una función. Una persona será saludable en la medida que logre la sinergia total: unas relaciones adecuadas con su entorno (sinergia estrapersonal) y consigo mismo (sinergia intrapersonal)
Según Whittaker (1971) señala, aunque no es posible caracterizar al bien adaptado o mentalmente sano como un individuo claramente separado y distinto del mal adaptado o enfermo, es posible manejar la adaptación o salud mental en términos de las diferentes características que poseen las personas bien apatadas y saludables, las cuales se registran a continuación:

1. Autoconocimiento: Una persona bien adaptada posee mayor conocimiento, comprensión, perspicacia o discernimiento  de sí mismo que la inadaptada. Tiene mayor conciencia de sus propios sentimientos, motivos, actitudes, interés, etc. Se conoce así  mismo de manera completa.
2. Autoestima: La persona saludable identifica sus cualidades y reconoce sus deficiencias. Después de sopesar ambas, se alegra de sus cualidades y las utiliza y desarrolla; acepta sus limitaciones y se esfuerza por superarlas. Llega a la conclusión, si se propone, es capaz de enfrentar por sí mismo y con acierto la mayoría de los problemas que se le presentan en la vida diaria.
3. Sentimiento de seguridad: La persona bien adaptada  es consciente de que forma parte de la sociedad como miembro aceptado. Se siente cómodo ante otras personas. Sabe que pertenece a diferentes grupos y que para ello tiene que renunciar a algunas cosas, pero esto no le impide disentir y expresar libremente sus propios puntos de vista y opiniones.
4. Capacidad para aceptar y dar afecto. La persona saludable se da cuenta no sólo de las propias necesidades, sino también de otras personas. Es capaz de solicitar ayuda y afecto y, también, de entregar su ayudad y afecto a los demás. Sus problemas no lo alejan  hasta de las dificultades de los demás. No hace exigencias exageradas, ni solicita atención exclusiva y permanente.
5. Satisfacción de las necesidades corporales. Las personas saludables atienden sus necesidades corporales con facilidad, y no se encuentra excesiva mente preocupada por su funcionalismo orgánico.- Logran obtener placer atendiendo a su cuerpo.
6. Capacidad de ser productivo y feliz. La persona bien adaptada realiza algún trabajo u actividad de cualquier naturaleza, intelectual o física, en casa o fuera de ella, contribuyendo al progreso de la sociedad y sintiéndose satisfecho con ello. Es característica de la persona poco saludable sentirse permanentemente fatigada, cansarse rápidamente y evitar cualquier esfuerzo.
7. Ausencia de excesiva e hipersensibilidad. La persona sana dispone de un tono vital y energía suficiente para ejecutar sus tareas, se alegra de sus éxitos sin exaltarse y maneja sus frustraciones y conflictos sin desesperarse, y con ánimo de superación. La menor tolerancia global de las frustraciones es típica de las personas inadaptadas.
En conclusión, las personas mentalmente sanas son:
Buenos amigos.
Buenos trabajadores.
Buenos compañeros Buenos padres de familia.
Buenos ciudadanos.
 Pedro Luis Díaz Garcia,(1969) profesor del Instituto Pedagógico de Caracas, en su libro de Psicología, expone una serie de ideas sobre los concepto básico que supone la salud mental:
" Ella no es una condición estática, sino que por lo contrario supone un proceso de ajuste continuo.
Es algo más que lo mental, ella considera los aspectos físicos, mentales, emocionales, espirituales la conducta adaptable; ella considera los hábitos de trabajo y actitudes ante las situaciones o problemas. Ella implica una consideración del individuo como totalidad.
El concepto de salud mental envuelve un aspecto social.
La salud mental es un punto de vista, un enfoque, un criterio, en base al cual se debe examinar y evaluar todas las fases de la vida.
Una buena higiene mental incluye, un plan de vida sana, pensar en otros más que en sí mismo, actitudes valerosas y constructivas ante los problemas de la vida, haciéndoles frente inteligentemente y no ignorándolas o posponiéndolas, el cultivo de una actividad creadora, en la cual se canalicen con satisfacción las energías de la personalidad y el conocimiento de sí mismo".

Conclusiones
La salud no es sólo lo orgánico-biológico, sino que le debemos adicionarle el psiquismo humano y las influencias de la vida social. Salud es un estado del ser humano opuesto a la enfermedad, es una relación de continuidad que depende tanto del cuerpo como de la mente. Es esencialmente una cualidad humana que se expresa durante toda nuestra vida.
Al hablar de salud psicológica o mental nos estamos refiriendo a individuos que no manifiestan ningún defecto o desorden emocional aparentemente. Un individuo tiene salud psicológica cuando presenta estos factores:
1. Un equilibrio entre sus deseos y las exigencias de la sociedad,
2. experiencia de bienestar interno, y,
3, buenas relaciones con los demás.

Bibliografía
Aragón, J.(1995) Psicología. Caracas, ediciones CO-BO.
Díaz G., P (1969) Psicología, Caracas, ediciones Insula.
Rodriguez de B,, E (2002) ¿Quién Soy? Psicología, Caracas, editorial Excelencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada