viernes, 31 de enero de 2014

Ciencia, características, clasificación



 Ciencia, características, clasificación

Fuente: Publicado en la web.

Virtual, unal.edu.co

 Ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, ciertos y probables, obtenidos metódicamente, sistematizados y verificables, que hacen referencia a objetos de una misma naturaleza, Y/o es un creciente cuerpo de ideas establecidas provisionalmente que puede caracterizarse como conocimiento racional, sistemático, exacto, verificable, y por consiguiente, falible.
Independientemente del concepto que se maneje, la ciencia avanza solamente a través de la investigación científica, pues ella ha permitido al ser humano hacer una reconstrucción conceptual de la realidad, que es cada vez más amplia, profunda y exacta.
El ser humano domina y moldea la naturaleza, sometiéndola a sus propias necesidades; reconstruye la sociedad y es, a su vez, reconstruido por ella; trata luego de remodelar este ambiente artificial para adaptarlo a sus propias necesidades materiales y espirituales, así como a sus ideales: crea así el mundo de los artefactos y el mundo de la cultura.
La ciencia es una actividad eminentemente social: en cuanto se aplica al mejoramiento de nuestro medio natural y artificial, a la invención y manufactura de bienes materiales y culturales, la ciencia se convierte en tecnología.
 Características de la ciencia:
Es fáctica : parte de los hechos, los respeta, hasta cierto punto y siempre vuelve a ellos.
Trasciende a los hechos: descarta hechos, produce nuevos hechos y los explica.
Es analítica: aborda problemas circunscriptos, uno a uno, y trata de des-componerlos, de entender sus componentes; intenta descubrir los elementos que componen cada totalidad, y las interconexiones que explican su integración.
Es especializada: trata problemas específicos, ya sea de las ciencias naturales, sociales o formales. Estos géneros difieren en cuanto al asunto, a las técnicas y al grado de desarrollo, no así en lo que respecta al objetivo, método y alcance.
Es clara y precisa: sus problemas son distintos, sus resultados son claros.
Es comunicable: expresa información a quien haya sido adiestrado para entenderla.
Es verificable: debe superar el examen de la experiencia. Para realizar esto se pueden utilizar diferentes técnicas: la experimentación, observación, etc. Esto depende del tipo de objeto, de las hipótesis en cuestión y de los medios disponibles.
Es metódica: no es errática, sino planeada. Los investigadores no prueban en la oscuridad: saben lo que buscan y cómo encontrarlo.
Es sistemática: una ciencia no es un agregado de información inconexa, sino un sistema de ideas conectadas lógicamente entre sí.
Es general: ubica los hechos singulares en pautas generales, los enunciados particulares en esquemas amplios.
Es legal: busca leyes de la naturaleza y de la cultura y las aplica. En la medida en que la ciencia es legal, es esencialísta: intenta llegar a la raíz de las cosas.
Es explicativa: intenta explicar los hechos en términos de leyes, y las leyes en términos de principios. Procura responder al porqué ocurren los hechos, cómo ocurren y por qué no ocurren de otra manera.
Es predicativa: trasciende la masa de los hechos de la experiencia, imaginando cómo puede haber sido el pasado y cómo podrá ser el futuro.
Es abierta: las nociones acerca de nuestro medio natural o social, o acerca del yo, no son finales, están todas en movimiento, todas son falibles. Siempre es concebible que pueda surgir una nueva situación en que nuestras ideas, por firmemente establecidas que parezcan, resulten inadecuadas en algún sentido.
Es útil: porque busca a la verdad. La ciencia es eficaz en la provisión de herramientas para el bien y el mal. La sociedad moderna paga la investigación porque ha aprendido que rinde. Es cosa de los técnicos emplear el conocimiento científico con fines prácticos, y los científicos pueden, a lo sumo, aconsejar acerca del cómo puede hacerse uso racional, eficaz y bueno de la ciencia.
En síntesis, la ciencia es valiosa como herramienta para dominar la naturaleza y remodelar la sociedad. Es valiosa en sí misma, como clave para la inteligencia del mundo y del yo. Y es eficaz, en el enriquecimiento de la disciplina y la liberación de nuestra mente.
Ciencias formales, ciencias naturales y ciencias sociales.
Las ciencias que el ser humano ha desarrollado se pueden clasificar en dos grandes grupos: CIENCIAS FÁCTICAS Y CIENCIAS FORMALES
 Las ciencias formales tienen por objeto de estudio los entes ideales (ideas) y son deductivas  por excelencia. Las ciencias fácticas se clasifican a la vez en naturales y sociales y estudian objetos materiales como el suelo, los astros, los organismos.


Clasificación de las Ciencias

     
                                       Formal:  Lógica y Matemática

                                                                                      Física
Ciencia                                                                       Química
                                                                   Natural:   Biología
                                       Factual:                               Psicología individual
                                                                        
                                                                                     Psicología social
                                                                                     Sociología
                                                                                     Economía
                                                                  Cultural: Ciencia política

                                                                                     Historia material
                                                                    Historia de las ideas
   
                              Tecnología

Ciencia básica y ciencia aplicada
Según los fines que orientan la búsqueda de conocimientos, puede considerarse, en primer lugar, que el método científico y las varias técnicas de las ciencias buscan incrementar nuestro conocimiento objetivo de las leyes generales que rigen el comportamiento de la naturaleza y de la sociedad, es decir, se busca un conocimiento objetivo, intrínseco. En este caso se obtiene ciencia básica o pura que se desentiende - al menos en forma inmediata - de las posibles aplicaciones prácticas que se pueda dar a sus resultados.
De otra parte, los métodos y técnicas de la ciencia pueden utilizarse, en sentido derivativo, para aumentar nuestro bienestar y nuestro poder (objetivos extrínsecos o utilitarios): en este caso se tiene ciencia aplicada, la cual, por su parte, concentra su atención en las posibilidades concretas de llevar a la práctica las teorías generales, y destina sus esfuerzos a resolver las necesidades que se plantea la sociedad.
De estas últimas ciencias surgen las técnicas concretas que se utilizan en la vida cotidiana; así, por ejemplo, de las ciencias físicas, que son puras, surgen las ramas de la ingeniería; de la Biología y la Química surge la Medicina. No hay ciencia aplicada que no tenga detrás suyo un conjunto sistemático de conocimientos teóricos "puros", y casi todas las ciencias puras son aplicadas constantemente a la resolución de dificultades concretas.
La ciencia aplicada y la técnica utilizan el mismo método general de la ciencia pura y varios métodos especiales de ella, pero los aplican a fines que son en última instancia prácticos. Si estos fines utilitarios no concuerdan con el interés público, la ciencia aplicada no será otra cosa que ciencia impura y fatalmente inoficiosa.
Entre ciencias puras y aplicadas existe una constante dialéctica, una interrelación dinámica, de tal modo que los adelantos puros nutren y permiten el desarrollo de las aplicaciones, mientras que éstas someten a prueba y permiten revisar diariamente la actividad y los logros de las ciencias puras.
Las ciencias de la naturaleza y de la sociedad
Como parte de las ciencias fácticas, comprenden un tipo de conocimiento caracterizado por: (a) racionalidad y (b) objetividad.
a) Por conocimiento racional se entiende:
  • Que está constituido por conceptos, juicios y raciocinios y no por sensaciones, imágenes, pautas de conducta etc. Sin duda el científico percibe, forma imágenes (por ejemplo modelos visualizadles) y hace operaciones; pero tanto el punto de partida como el punto final de su trabajo son ideas.
  • Que esas ideas pueden combinarse de acuerdo con algún conjunto de reglas lógicas, con el fin de producir nuevas ideas.
  • Que esas ideas no se amontonan caóticamente, o simplemente en forma cronológica, sino que se organizan en sistemas de ideas, esto es, en conjuntos ordenados de proposiciones (teorías).
b) Conocimiento objetivo de la realidad significa:
  • Que concuerda aproximadamente con su objeto; es decir que busca alcanzar la verdad fáctica.
  • Que verifica la adaptación de las ideas a los hechos recurriendo a un comercio peculiar con los hechos (observación y experimento), intercambio que es controlable y hasta cierto punto reproducible.
La racionalidad y la objetividad de la ciencia fáctica están íntimamente unidos. Así, por ejemplo, lo que usualmente se verifica por medio del experimento es alguna consecuencia extraída a su vez de alguna hipótesis; en otro ejemplo, el cálculo no solo sigue a la observación sino que siempre es indispensable para planearla y registrarla.
Tecnología es el conjunto de conocimientos técnicos, científicamente ordenados, que permiten diseñar y crear bienes y servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y satisfacer tanto las necesidades esenciales como los deseos de la humanidad





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada